Evaluación Hormonal de la Perra Infértil

La reproducción en pequeños animales, es una de las áreas de la medicina veterinaria en la cual se ha logrado avances importantes en la última década. Esto se debe en parte a la comprensión cada vez mas clara de los eventos hormonales que se suceden en el ciclo estral de la perra. El diagnóstico de los problemas de fertilidad en la hembra canina, representa un reto para el veterinario debido a la interrelación de sistemas que se involucran en la homeostasis reproductiva y a lo limitado en el tiempo de la evaluación hormonal de la perra, la cual tiene la característica de ser monoéstrica poliestacional.

La infertilidad en perras puede tener diferentes orígenes, como errores en el manejo de las montas (causa más común), patologías ováricas o uterinas, fallas del macho en realizar una monta exitosa, o semen de pobre calidad, etc.

Por tal motivo después de hacer una detenida exploración física y una profunda anamnesis, la evaluación e interpretación de las diferentes hormonas que regulan las funciones reproductivas en la perra, es quizás unas de las herramientas más importantes con la cual cuenta el clínico, para abordar las diferentes patologías asociadas a infertilidad en la perra.

EJE HIPOTALAMO-HIPOFISIARIO-GONADAL

La interacción entre la GnRH de origen hipotalámica, las gonadotropinas producidas en la hipófisis anterior, hormona luteinizante (LH) y hormona folículo estimulante (FSH), y las hormonas gonadales estradiol, progesterona y testosterona se conoce con el nombre de eje hipotálamo-hiporfisiario-gonadal. Estas hormonas están reguladas por sutiles mecanismos de retroalimentación tanto negativa como positiva, que garantizan un funcionamiento normal de todos los eventos reproductivos de la perra.

Para poder realizar una interpretación clínica de las hormonas reproductivas es importante recordar que todas ellas son liberadas de forma cíclica, episódica o pulsátil. Por tal motivo la valoración aislada de una hormona en un momento determinado puede no ser diagnóstico, debido a que se desconoce en que fase de liberación fué tomada la muestra. Esta es la razón por la cual algunos estudios hormonales deben realizarse de manera seriada en el curso de horas, días o semanas, o inclusive la utilización de pruebas estimuladoras.

Hormona liberadora de gonadotropina

La GnRH se origina en el hipotálamo y controla la liberación de las hormonas LH y FSH de origen hipofisiario. Entre el hipotálamo y la adenohipófisis existe una conexión vascular particular denominada sistema porta hipotálamo-hipofisiaria, la cual permite que las sustancias liberadas por el hipotálamo alcancen directamente la hipófisis sin pasar a la circulación periférica, también permite el flujo retrógrado de sustancias adenohipófisiarias, estableciendo así una retroalimentación de ondas cortas hacia el hipotálamo.

Esta hormona no es evaluada de forma rutinaria en perras, pero en ocasiones es administrada de manera exógena para estudiar el eje hipofisiario-gonadal. Existe un incremento de la LH, 30 minutos después de la administración exógena de GnRH. Esta respuesta está influenciada por la fase del ciclo estral en la que se encuentre la perra, así como por la dosis de la droga. Si se administra 25 µg de GnRH en una perra anéstrica no existirá un desarrollo folicular ni la consecuente ovulación, por lo tanto no se incrementaran los niveles plasmáticos de estradiol y progesterona. Por otra parte si se administra la misma dosis en perras en proestro, es probable que exista desarrollo folicular, ovulación y la posterior elevación de progesterona en 5-7 días. Se identificó una relación dosis-respuesta lineal entre dosis de 5, 25 y 50 µg de GnRH y las concentraciones de LH en perras Labradores anéstricas.

Cambio máximo promedio en las concentraciones séricas de LH después de varias dosis de GnRH en perras Labradores anéstricas.

Dosis Tiempo de LH Cambio medio LH Maxima

Maxima en LH (ng/ml) media (ng/ml)

5 µg 15 6.5 ± 0.5 8.5 ± 0.5

25 µg 15 17.2 ± 3.7 18.7 ± 3.2

50 µg 30 44.6 ± 7.8 39.7 ± 7.8

Chakraborty PK, et al: Responsivness of anestrous Labrador bitches to Ngr., Proc Soc Exp Biol Med 154:125, 1977

Gonadotropinas (LH y FSH)

La LH y la FSH se secretan por las células llamadas gonadotropos, ubicadas en la hipófisis anterior. El sitio de acción varia entre ambas, la LH inicia la esteroidogénesis en los folículos ováricos, induce ovulación y mantiene la secreción de progesterona por parte del cuerpo lúteo, mientras que la FSH actúa estimulando el desarrollo de los folículos ováricos y su secreción de estradiol.

El control de las gonadotropinas se ejerce a diferentes niveles. La GnRH de origen hipotalámico ejerce un efecto regulador positivo en la LH y FSH. La secreción de ambas hormonas se inhibe con altas concentraciones de esteroides gonadales como el estradiol. La FSH se inhibe también por la producción de inhibina, la cual se origina en las gónadas, específicamente en las células de la granulosa del folículo. La secreción de GnRH es pulsátil y produce una secreción de LH también pulsátil, cada 1-8 horas. Durante el fin del anestro en las perras hay un incremento tanto en la frecuencia como en la amplitud de los pulsos, lo que se traduce en el comienzo del desarrollo folicular ovárico proestral. Una vez iniciado el proestro las concentraciones de FSH y LH, son bajas durante la mayor parte de este período, incrementándose nuevamente 1-2 días después que el estradiol alcanza niveles máximos. Existe un efecto diferente de feed-back positivo provocado por concentraciones altas y mantenidas de estrógeno que producen una onda preovulatoria de LH, 24 a 48 horas antes de la ovulación. Este pico aumenta las concentraciones de LH de 10-40 veces y los de FSH aumentan de 2-20 veces. Luego estos valores vuelven a descender después de la onda, existiendo incrementos ocasionales de LH en el diestro. En anestro la FSH aumenta ligeramente, mientras que la LH lo hace solo al final del anestro.

Progesterona y Estradiol

El estradiol sérico tiene valores típicos de 5-10 pg en anestro, 10-20 pg durante el proestro temprano y 50-100 pg en el proestro tardío, disminuyendo en el estro y diestro. En anestro hay ondas esporádicas que se asemejan a los valores del proestro temprano. La medición hormonal por parte del clínico puede ser confusa y esto se debe a que muchos laboratorios comerciales tienen dificultad para detectar niveles de estradiol, encontrándose estos por debajo o en los límites de detección. De igual forma los niveles de estradiol tienen fluctuaciones amplias y rápidas, y solo los niveles elevados del proestro pueden ser detectados durante 1-2 días. Por tal motivo la evaluación de las células exfoliadas de la vagina representa una de las herramientas más valiosas para evaluar la influencia del estradiol en las perras. La citología vaginal a menudo es preferida por los clínicos que la medición serica del estradiol.

La progesterona se produce específicamente en las células tecales del cuerpo lúteo. Esta hormona es indispensable para la gestación, siendo la perra cuerpo-luteo dependiente durante todo el embarazo. El número de cuerpos luteos en la perra debería ser igual al número de fetos, asumiendo que la concepción fué normal, sin pérdidas o divisiones embrionaria (gemelos).

Los niveles de progesterona plasmática suelen estar entre valores de 0.5-1 ng/ml en el proestro medio, aumentando de 1-2 ng/ml en o poco antes del pico preovulatorio de LH. El pico máximo de progesterona se alcanza en el diestro temprano a medio, obteniéndose valores por encima de 25 ng/ml, y en lagunas perras cifras que superan los 50 ng/ml. Posteriormente hay una disminución lenta y constante durante el resto del embarazo, llegando a valores menores de 2 ng/ml 48 horas antes del parto.

Los altos niveles de progesterona ejercen un feed-back negativo en la hipófisis, disminuyendo los niveles de la FSH y LH, teniendo esta última un patrón de baja frecuencia y gran amplitud durante el diestro.

EJE HIPOTALAMO-HIPOSIARIO-GONADAL DE LA PERRA

Eje hipotálamo-pituitaria-gonadal. LH, Hormona luteinizante; PRL, prolactina; SNC, sistema nervioso central; FSH, hormona folículo estimulante; GnRH, hormona liberadora de gonadotropina.

APROXIMACIÓN CLÍNICA EN LA PERRA INFERTIL

La fertilidad en la perra requiere la ovulación de un ovocito normal, dentro de un tracto reproductivo sano, una inseminación con semen normal cerca del tiempo de ovulación, y mantener la gestación por aproximadamente 2 meses. Los propietarios no reconocen a la distocia como un elemento asociado a la infertilidad

Para lograr el diagnóstico de infertilidad es imperante hacer un análisis exhaustivo de los eventos históricos de la perra y obtener la mayor información posible sobre la paciente.

Elementos como:

  • Reseña de la perra
  • Ambiente en el cual vive la perra (si hay otros animales)
  • Estado general de salud
  • Historia reproductiva

· Fecha de inicio del proestro

· Inicio de la receptividad hacia el macho

· Fechas de monta y fecha de ovulación (si están disponibles)

· Primer día de diestro o rechazo de la monta

· Tiempo del intervalo iterestro

· Fertilidad del macho

· Historias de gestaciones y partos anteriores

· Historia de pseudos-preñez

· Patologías reproductivas conocidas

· Si la perra ha recibido manejo hormonal, o fármacos para gestaciones no deseadas

Esta información permite orientar al clínico si hay anormalidades en el ciclo de la perra, si se están realizando montas a destiempo, la posibilidad de insuficiencias hormonales, etc. El examen físico debe ser completo para identificar aspectos importantes como: Causas potenciales fuera del aparato reproductor, factores que pudiesen afectar la gestación en caso de que esta ocurriera, defectos congénitos o hereditarios que excluyan a la perra un programa de reproducción.

Las causas más comúnmente reportadas que afectan la concepción y el establecimiento de la preñez en perras, en orden de incidencia son:

  • Manejo de la monta (cruzamientos tempranos o tardíos)
  • Desordenes del ciclo reproductivo (anestros, ciclos cortos, fallas en la ovulación)
  • Enfermedades uterinas (deterioro de las estructuras uterinas)
  • Pobre calidad seminal (enfermedades prostáticas, enfermedad o degeneración testicular)
  • Fallas en conseguir una monta normal (pobre experiencia, no ocurre el enlace coital, pobre receptividad por parte de la perra
  • Infecciones del tracto reproductivo de la perra (Brucella canis, Herpesvirus, infecciones bacterianas)
  • Causas no infecciosas de muerte embrionaria y fetal (enfermedades endocrinas, anormalidades cromosómicas, uso inadecuado de drogas)
  • Patologías ováricas (quistes ováricos o tumores)

Anestro primario y secundario

La perra con anestro primario es aquella que no ha ciclado después de 24 meses de edad. Mientras que la perra con anestro secundario ha ciclado por lo menos 1 vez en su vida. Las causas en ocasiones pueden ser las mismas para ambas condiciones e incluyen los siguientes diagnósticos diferenciales.

  1. Ovarihisterectomia previa

Debido a que algunas hembras son esterilizadas a edades muy tempranas y son dadas en adopción por refugios organizados, existe la posibilidad de que sean llevadas a consulta sin ninguna historia reproductiva. Al no tener gónadas que ejerzan un feed-back negativo a nivel hipofisiario es posible diagnosticar este tipo de pacientes con la valoración de las gonadotropinas. La LH y FSH están elevadas de manera crónica en estas perras, encontrándose valores de LH superiores a 200 ng/ml (lo normal < 200 ng/ml) y de FSH mayores a 290 ng/ml (lo normal < 290 ng/ml).

  1. Celo silente

El celo silente se define como, aquellas perras que tienen actividad ovárica sin signos externos como inflamación vulvar, exudado serosanguinolento, o inclusive atracción a machos. Las mediciones mensuales de progesterona observando si hay una elevación por encima de 2 ng/ml, que indiquen tejido luteal funcional y la realización de citologías vaginales semanales para evidenciar cronificación celular por influencia estrogénica, pueden diagnosticar de esta condición.

  1. Alteraciones del desarrollo sexual

El espermatozoide es el que determina el sexo en los mamíferos, deacuerdo a la estructura cromosómica que tenga. Los caninos tienen un cariotipo normal de 78 cromosomas, XX para la perra y XY para los machos. En gatos el cariotipo normal es 38 XX para la hembra y 38 XY para el macho. La diferenciación sexual normal se establece en tres pasos secuenciales: El establecimiento del desarrollo cromosómico (XX o XY), el cual sucede al momento de la fertilización. Luego se establece el sexo gonadal, el embrión en las etapas iniciales es sexualmente indiferenciado a pesar de ya haberse establecido el sexo cromosómico, solo después del día 30 de gestación se distingue el sexo morfológicamente (ovarios o testículos) y por ultimo el desarrollo del sexo genotípico, (el individuo parece hembra o macho).

Si existe alguna anormalidad o alteración en cualquiera de estos tres pasos, se presentará un trastorno del desarrollo sexual el cual puede ser oculto u obvio, tanto para el propietario como el veterinario.

Los ejemplares que tienen alteraciones cromosomales pueden ser:

· Síndrome XXX (fenotípicamente hembras)

· Síndrome XXY (fenotípicamente machos)

· Síndrome XO (genitales internos femeninos y externos infantiles)

· Quimera hermafrodita verdadera XX / XY o XX / XXY (tejido ovárico y testicular, o la combinación de ambos conocido como ovotestis)

· Quimera XX / XY con testículos

· Quimera XY / XY con testículos

No existen predilecciones raciales debido a que es un evento aleatorio y cualquier animal puede estar expuesto. Estas anormalidades congénitas pueden no ser diagnosticadas a pesar de las anormalidades genitales. Generalmente estos pacientes tienen pocos síntomas clínicos. En las hembras fenotípicas el principal motivo de consulta es el anestro primario, a menos que sea una quimera con genitales externos ambiguos que presentan una vulva o prepucio anormal. El diagnóstico se basa en la determinación del cariotipo, el análisis histopatológico de las gónadas, y la evaluación hormonal muestra una elevación sostenida de la LH y FSH.

Es importante mencionar que los desordenes cromosomales son aleatorios y se dan en la meiosis o mitosis, no existe un componente hereditario de estos síndromes y por tal motivo no es necesario eliminar a los hermanos o padres de los planteles de cría.

Alteraciones del sexo gonadal

Se presentan en aquellos individuos donde las gónadas no están acorde con el sexo cromosómico. Esto se denomina reversión de sexo XX, y solo se ha descrito en el perro, no se ha identificado en gatos. Generalmente estos individuos se presentan como hembras fenotipicamente, con anestro primario. Estos animales tienen tanto ovarios como testículos, siendo la presencia de ovotestículos bilateral la presentación más común, seguida por un ovotestículo y un ovario. La cantidad de tejido testicular presente determinará el grado de masculinización de los genitales externos e internos. El diagnóstico se determina por el análisis del cariotipo y la presencia de tejido testicular (por lo menos un ovotestículo o un testículo). Puede de existir un aumento de la testosterona tras la estimulación con GnRH o gonadotropina criónica humana (hCG), pudiendo dar resultados negativos aun en presencia de tejido testicular.

En ocasiones los hermafroditas verdaderos XX se han reproducido, a pesar de que la mayoría son estériles. En estos animales que se reproducen, hay posibilidad de que se establezca herencia, por tal motivo se sugiere retirar a los hermanos como a ambos padres de cualquier programa de montas.

Alteraciones del sexo genotípico

A pesar de existir concordancia entre el sexo cromosomal y el sexo gonadal, no la hay con los genitales externos.

Seudohermafroditas femenino son aquellos individuos con cromosomas sexuales XX, ovarios pero con un aspecto masculino, además tienen vagina craneal y útero. Pueden ser atractivos para otros machos ya que pueden tener ciclos ováricos. La causa no siempre es detectable, y se piensa que la administración de andrógenos exógenos a perras preñadas puede alterar el desarrollo de los fetos femeninos.

Seudohermafroditas masculinos, los cuales a pesar de tener un cromosoma Y, testículos sus genitales externos son femeninos. En Estados Unidos se ha reconocido una forma de seudohermafroditismo masculino en el Schnauzer miniatura denominado Síndrome de Persistencia de Conductos de Müller, (PMDS), también se ha reportado en Basset hound en Holanda.

Otra alteración reportada son Defectos en la masculinización dependientes de andrógenos, son los referidos a aquellos individuos los cuales no tuvieron desarrollo normal de los genitales externos o internos bajo los efectos de los andrógenos. La hipospadia se presenta cuando hay una maduración incompleta del seno urogenital, produciendo una localización anormal del orificio urinario.

El síndrome de feminización testicular se produce por mutaciones cuantitativas y cualitativas en el gen de los receptores de andrógenos ligados a X.

  1. Hipotiroidismo

Es el desorden endocrino más común en perros, puede ser clasificado como primario, si la anormalidad esta ubicada en la tiroides. Secundario si la localización es hipofisiaria, o terciario si se encuentra en el hipotálamo. La presentación más común en el perro es la primaria, con el reemplazo del tejido normal glandular por tejido adiposo. El hipotiroidismo causa infertilidad por interferir con la maduración del gameto, debido a que las hormonas tiroideas apoyan la función de las células de la granulosa en el desarrollo de los folículos ováricos, además de ser requeridas en la función normal de los trofoblastos placentarios si ocurriese la concepción. Los signos clínicos reproductivos han sido reportados en un 9 % de las perras con hipotiroidismo, estos incluyen: Anestro primario, intervalos interestro prolongados o irregulares, proestros largos, disminución de la duración o intensidad de ciclos estrales, galactorrea, incremento en la incidencia de abortos espontáneos, momificación fetal, mortinatos, e inclusive se ha relacionado con cachorros de bajo peso al nacer.

El diagnóstico se basa en la historia y signos clínicos, tanto generales como reproductivos, cambios en la hematología y química sanguínea y la medición de las hormonas tiroideas, especialmente la T4 libre.

  1. Quiste Luteal

Generalmente se producen por una secreción insuficiente de LH desde la hipófisis para que ocurra la ovulación, pero lo suficiente como para luteinizar las células de la granulosa. La edad promedio para el diagnostico se realiza a los 8.6 años, con un rango de 2 a 13 años. Estos quiste varían en diámetro desde 1.5 cm. a 5 cm. La apariencia de estos quistes por ultarsonografia es similar la de los quistes foliculares por tal motivo no es posible dar un diagnostico definitivo con este método. Existe la posibilidad de quistes ováricos luteales funcionales, los cuales ejercen un feed back negativo sobre la hipófisis, disminuyendo la liberación de gonadotropinas. El diagnostico se basa en la demostración de niveles de progesterona por más de 2 meses mayores a 2 ng/ml.

  1. Aplasia ovárica

Es una anormalidad congénita rara en perros. Las concentraciones sericas de gonadotropinas están elevadas debido a la ausencia del feed back gonadal.

  1. Ofooritis inmunomediada

Es un desorden autoinmune que se traduce en una insuficiencia ovárica prematura, es una patología que actúa de manera aislada en los ovarios o sistémicamente, manifestándose en lesiones de piel o poliartritis. En el análisis patológico se observa una infiltración linfocítica y una degeneración folicular. En 3 casos que han sido reportados en la literatura, 2 presentaban anestro persistente y 1 estro persistente e infertilidad. En las perras con anestro los niveles séricos de estrógenos, testosterona, LH y FSH fueron normales, siendo diagnosticadas por histopatología. En la perra con estro persistente no hubo aumento de la progesterona mayor a 2 ng/ml, después de la administración de GnRH.

  1. Anestro inducido por fármacos

Existen fármacos que su finalidad es producir un anestro, como los progestágenos, y otros que lo producen como efecto secundario, tal es el caso de los andrógenos y glucocorticoides que pueden interferir negativamente sobre la hipófisis y producir supresión de las gonadotropinas. En algunos casos se evidencia niveles séricos bajo de LH. No se ha determinado cuales son las dosis de glucocorticoides capaces de inhibir los ciclos ováricos. Se piensa que una respuesta nula de cortisol a la ACTH exógena, tal vez sea suficiente como para ejercer una retroalimentación negativa e impedir los ciclos ováricos.

Estro Persistente

Podemos definir estro persistente como un proestro y estro combinados que duren por más de 6 semanas. Está asociado comúnmente a quistes foliculares funcionales, y en menor grado a la presencia de tumores ováricos de células de la granulosa. Es importante diagnosticar y resolver rápidamente esta condición por dos razones fundamentales. La primera, tratar de restaurar la fertilidad, para evitar los posibles daños que altos niveles sostenidos de estrógenos pueden causar sobre el útero y ser un factor predisponente para el desarrollo del complejo hiperplasia endometrial quística-piómetra. El segundo elemento importante es el daño sistémico por toxicidad de estrógenos, como la supresión de medula ósea que altera líneas celulares, produciendo anemias no regenerativas, leucopenia y trombocitopenia.

Los quistes foliculares pueden ser simples o múltiples, si hay un ovario con quistes múltiples, estos no deben comunicarse entre si. Puede haber quistes en un ovario o en ambos. El diámetro normal de los folículos maduros es de 5-8 mm, los quiste foliculares siempre deben ser mayor de 8 mm en el proestro o estro (antes de la ovulación), o de cualquier tamaño durante el estro tardío (post ovulación), diestro o anestro. Los signos clínicos se relacionan con los altos niveles de estrógenos, hay atracción de machos por parte de las hembras, pero estas se rehúsan a ser montadas, y no exhiben la conducta normal de apareamiento, por ejm. la cola en bandera.

El diagnóstico diferencial principal de los quistes foliculares, son los tumores ováricos funcionales (tumor de células de la granulosa). Generalmente los quistes foliculares se presentan en hembras jóvenes, mientras que los tumores ováricos se presentan en perras de edad avanzada. Las mediciones de los niveles séricos de estrógeno por radioinmunoensayo pueden ser confusas, debido a que la concentración normal puede variar ampliamente por el laboratorio. La citología vaginal es un método económico y rápido de evaluar los niveles de estrógeno en sangre. Generalmente la población celular predominante son células cornificadas, encontrándose en ocasiones glóbulos rojos, polimorfonucleares y bacterias. La ultarsonografia es una herramienta valiosa para diagnosticar esta patología, a pesar de que pequeños quiste pueden pasar desapercibidos.

Intervalos iterestro corto

El útero canino necesita de 130 a 150 días después de un ciclo para que ocurra una involución uterina adecuada. Intervalos interestro menores de 4 meses están asociados a infertilidad posiblemente a una falla en la reparación endometrial. Algunas razas tienen predisposición relacionada con la herencia a tener intervalos cortos. Pastor alemán, Rottweilers, Coker spaniels y Labradores retrievers. Pueden tener intervalos de 4.5 meses sin que se afecte su fertilidad. No se ha comprobado la influencia de la estación del año, o el tamaño de la raza como un factor predisponente.

Hay dos condiciones que deben diferenciarse de los intervalos iterestro cortos:

Celos fragmentados, los cuales tienen la apariencia típica de los cambios del proestro, como es el sangrado vaginal, inflamación vulvar y atracción de machos. Sin existir una progresión hacia el estro, por falla en el eje hipofisiario-gonadal. Al no existir ovulación no se forman los cuerpos luteos. Hay involución de los folículos y todos los signos de proestro desaparecen. Esto hace que el propietario asuma que todo esta bien y que el celo pasó. A las pocas semanas (2-10), después de un breve anestro, se desarrollan un nuevo grupo de folículos, con la suficiente cantidad de estrógenos para que nuevamente aparezcan los signos de proestro. Normalmente en el siguiente estro ocurre la ovulación y la perra puede quedar preñada si es servida en el momento adecuado. Este patrón es frecuentemente observado en perras jóvenes, y realmente no afecta la fertilidad de la perra. Rara vez repiten en la misma perra. Las citologías vaginales determinan la influencia estrogénica, seguida por los cambios citológicos relacionados con el diestro y la confirmación de los niveles séricos elevados de progesterona en este momento.

Celos anaovulatorios, ocurren con cierta frecuencia en las perras, tanto en jóvenes como en adultas. Cuando las perras experimentan celos anaovulatorios, manifiestan un comportamiento reproductivo normal, por ejm, hay atracción de machos, descarga vaginal normal, e inclusive aceptan la monta, y solo puede ser diagnosticada esta condición, por los valores de progesterona que nunca llega a niveles superiores de 3.5 ng/ml. Esto puede explicar por que el siguiente celo puede presentarse más rápido de lo normal.

Hipoluteidismo

La perra necesita la presencia de cuerpos luteos funcionales durante toda la gestación, para que esta llegue a término. La progesterona producida en los cuerpos luteos, actúa inhibiendo la contractibilidad del miometrio, estimula el desarrollo del endometrio y promueve el desarrollo mamario. Si los niveles séricos de progesterona caen por debajo de 2 ng/ml, puede haber una perdida de la preñez en las siguientes 48 horas.

El cuerpo luteo en las perras es autónomo en los primeros días del diestro. Pero después de que ocurre la implantación embrionaria, alrededor del día 17, es necesaria la acción de hormonas luteotróficas para proteger los cuerpos luteos, siendo las principales la LH y la prolactina. El hipoluteoidismo es una causa presumida de pérdida de la preñez en perras sin anormalidades infecciosas o no-infecciosas con historia de absorción, abortos o partos prematuros. El diagnostico se basa en la demostración de una concentración anormalmente baja de la progesterona sérica durante el diestro y por la verificación con ultrasonido de la presencia de fetos viables normales en el útero.

La suplementación con progesterona exógena se instaura si la concentración de la progesterona sérica disminuye a menos de 5 ng/ml antes del día 58 a 60 de la ovulación.

Tabla 1. Esquemas para monitorear la concentración de la progesterona sérica para el diagnóstico del hipoluteoidismo en perras, usando radioinmunoanálisis o análisis semiquantitativo por ELISA de laboratorio

Tipo de análisis de progesterona usado

Esquema de monitoreo

Análisis comercial (radioinmunoanálisis [RIA] o quimioluminescencia) – Resultado cuantitativo

Muestras sanguíneas tomadas semanalmente comenzando 5 a 7 días después del servicio. Si la concentración de la progesterona sérica disminuye a menos de 10 ng/ml, tomar las muestras cada 2 a 4 días. Comenzar la suplementación si la concentración de la progesterona sérica disminuye a menos de 5 ng/ml antes de los días 58 a 60 de la ovulación.

Análisis con kit (enzimoinmunoensayo [ELISA]) – resultado semi-cuantitativo

Muestras sanguíneas tomadas dos veces por semana comenzando 5 a 7 días después del servicio. Comenzar la suplementación si la concentración de la progesterona sérica disminuye a menos de 5 ng/ml (rango medio o bajo) antes de los días 58 a 60 de la ovulación.

Root Kustritz: Uso de progesterona suplementaria en el mantenimiento de la preñez canina (Last Updated: 21-Apr-2001) In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2001

Muerte embrionaria o fetal temprana

Cuando la muerte se produce antes del día 35 después de la ovulación, debería ocurrir reabsorción embrionaria, no siempre en estos casos se observa un flujo vaginal y la perra se puede mostrar asintomática. No hay datos estadísticos que sugieran cual es la incidencia de esta condición, pero algunos estudios sugieren un 11 %, cuando se evalúan deacuerdo con el número de cuerpos luteos presentes en los ovarios. Es posible la continuación de la gestación normal, después de que la perra experimente perdidas embrionarias. El reconocimiento de esta condición, es sumamente difícil y en ocasiones puede ser frustrante. La dificultad de establecer un diagnostico temprano de gestación en la perra, es el principal obstáculo. La ultarsonografia pude ser diagnostica para un gestación a partir del día 16, pero el margen de error es elevado. Las causas de muerte embrionaria temprana son difíciles de identificar. Hipotiroidismo, hipoluteidismo, deficiencias nutricionales, anormalidades uterinas, exposición a fármacos o agentes infecciosos, pueden contribuir a una alteración en el funcionamiento placentario.

Otras causas de infertilidad

Dado que el objetivo del capitulo es abordar las patologías asociadas a infertilidad en la perra, que pueden diagnosticarse a través de mediciones hormonales, no estamos incluyendo todas las condiciones relacionadas con la infertilidad en la perra. Ocasionalmente los intentos de monta pueden fallar por defectos físicos de la perra, la hembra rehúsa la monta, machos con pobre calida seminal, o patologías uterinas.

· Anormalidades físicas de la vulva, vestíbulo o vagina, las más comunes son a nivel vestíbulo-vaginal, y se relacionan con septums y estenosis circunferenciales. Hiperplasia vaginal.

· Conducta sexual anormal. Hembras sin experiencia reproductiva, incompatibilidades jerárquicas, por hembras dominantes y machos sumisos, o hembras sumisas que vivan con hembras dominantes (efecto dormitorio). Preferencias por machos particulares. En estas condiciones la inseminación artificial es ideal.

· Manejo reproductivo inadecuado. El uso de fechas predeterminadas, es una de las principales causas de infertilidad. Las perras promedio tienen un proestro de 9 días aproximadamente, y un estro de 7-9 días. Muchos criadores toman como fecha para la monta el día 12-13, después que se inicia el sangrado vaginal (proestro). En la mayoría de las perras estas fechas están cerca del momento de la ovulación, sumado a la longevidad de hasta 7 días del espermatozoide canino en el tracto reproductivo de la perra. Dará resultados satisfactorios en muchas ocasiones. Pero hay perras con proestro de 4 días y estros de 5 días, o por el contrario proestros de 12 días y estros de 15 días. En estos animales, el manejo anteriormente citado evidentemente fracasará. Un número de servicios inadecuados, 1 solo servicio o 2 servicios el mismo día, está asociado a bajas tasas de fertilidad.

· Infección uterina. Las infecciones sub-clínicas del útero están asociadas a infertilidad en la perra. Las fallas en la concepción, están relacionadas por un ambiente hostil tanto para los espermatozoides, como para los ovocitos. También la muerte embrionaria se ha vinculado a esta condición. Debido a lo inaccesible del útero en la perra, los estudios deben en ocasiones realizarse a través de laparotomías o histerotomías, para la toma de muestras. Una opción es realizar las evaluaciones en el proestro o estro cuando el cervix se dilata. Estas muestras pueden ser más representativas de infecciones uterinas. Se ha demostrado que el análisis de la flora bacteriana vaginal para inferir sobre posibles infecciones uterinas, no es un procedimiento preciso. Debido a que la flora bacteriana normal que habita en la vagina de la perra es muy amplia, y puede estar en proporciones parecidas en perras sanas como en perras infértiles.

· Patología uterina. Perras con hiperplasia endometrial quística, pueden ser infértiles debido a fallas en la implantación, después de la concepción. El diagnóstico definitivo se da por el análisis patológico de biopsias uterinas. Los sitios para hacer biopsia deben ser escogidos con el fin de preservar el máximo diámetro de lumen uterino, después que este sane.

· Alteraciones del tracto reproductivo tubular. Oclusiones de vagina, útero o sistema uterino tubular (cuernos y oviductos), puede ser el resultado de defectos congénitos, como aplasia segmentaria o secundario a procesos infecciosos post-traumáticos, posterior a partos o cesáreas. Técnicas de contraste radiológico como hsiterosalpingografías, puedes ser de ayuda. Para dar un diagnostico definitivo se debe recurrir usualmente a laparotomías exploratorias.

Bibliografía:

Johnston, S., Root, M., y Olson, P. (2001). Canine and Feline Theriogenology. Ed. W.B. Saunders Company.

Romagnoli, S. (2003). Clinical Approach to Infertility in the Bitch. 28 th World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Fontbonne, A. (2006). Infertility in the Bitch. World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Romagnoli, S. (2006). Recent Advances in Canine Female Reproduction. World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Root Kustritz, M. (2005). Manual de Reproducción del Perro y del Gato. Ed. Multimédicas Ediciones Veterinarias.

Feldman, E. y Nelson, R. (2000). Endocrinología y Reproducción en Perros y Gatos. Ed. McGraw-Hill Interamericana.

Nelson, R. y Couto, G. (2005). Medicina Interna de Animales Pequeños. Ed. Inter-Médica.

Davol, P. (2000). Reproductive Complications Affecting Fertility and Pregnancy in the Bitch. www.labbies.com/reproduction2.htm

Johnston, S. (1991). Clinical approach to infertility in bitches with primary anestrus. Vet Clinic North American Small Animal Practice. May;21(3):421-5.

Root Kustritz, M. (2001). Use of Supplemental Progesterone in Management of Canine Pregnancy. In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2001

England,G. Yeager, A. y Concannon, P. (2003). Ultrasound Imaging of the Reproductive Tract of the Bitch. In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2003

Cain, J. (2001). A logical approach to infertility in the bitch. Vet clinic North American Small Animal Practice. 31(2):237-45

Johnston, S.(1989). Premature gonadal failure in female dogs and cats. Journal of reproduction and fertility. Supplement. 39:65-72.

Root Kustritz: Uso de progesterona suplementaria en el mantenimiento de la preñez canina (Last Updated: 21-Apr-2001) In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2001

Muerte embrionaria o fetal temprana

Cuando la muerte se produce antes del día 35 después de la ovulación, debería ocurrir reabsorción embrionaria, no siempre en estos casos se observa un flujo vaginal y la perra se puede mostrar asintomática. No hay datos estadísticos que sugieran cual es la incidencia de esta condición, pero algunos estudios sugieren un 11 %, cuando se evalúan deacuerdo con el número de cuerpos luteos presentes en los ovarios. Es posible la continuación de la gestación normal, después de que la perra experimente perdidas embrionarias. El reconocimiento de esta condición, es sumamente difícil y en ocasiones puede ser frustrante. La dificultad de establecer un diagnostico temprano de gestación en la perra, es el principal obstáculo. La ultarsonografia pude ser diagnostica para un gestación a partir del día 16, pero el margen de error es elevado. Las causas de muerte embrionaria temprana son difíciles de identificar. Hipotiroidismo, hipoluteidismo, deficiencias nutricionales, anormalidades uterinas, exposición a fármacos o agentes infecciosos, pueden contribuir a una alteración en el funcionamiento placentario.

Otras causas de infertilidad

Dado que el objetivo del capitulo es abordar las patologías asociadas a infertilidad en la perra, que pueden diagnosticarse a través de mediciones hormonales, no estamos incluyendo todas las condiciones relacionadas con la infertilidad en la perra. Ocasionalmente los intentos de monta pueden fallar por defectos físicos de la perra, la hembra rehúsa la monta, machos con pobre calida seminal, o patologías uterinas.

· Anormalidades físicas de la vulva, vestíbulo o vagina, las más comunes son a nivel vestíbulo-vaginal, y se relacionan con septums y estenosis circunferenciales. Hiperplasia vaginal.

· Conducta sexual anormal. Hembras sin experiencia reproductiva, incompatibilidades jerárquicas, por hembras dominantes y machos sumisos, o hembras sumisas que vivan con hembras dominantes (efecto dormitorio). Preferencias por machos particulares. En estas condiciones la inseminación artificial es ideal.

· Manejo reproductivo inadecuado. El uso de fechas predeterminadas, es una de las principales causas de infertilidad. Las perras promedio tienen un proestro de 9 días aproximadamente, y un estro de 7-9 días. Muchos criadores toman como fecha para la monta el día 12-13, después que se inicia el sangrado vaginal (proestro). En la mayoría de las perras estas fechas están cerca del momento de la ovulación, sumado a la longevidad de hasta 7 días del espermatozoide canino en el tracto reproductivo de la perra. Dará resultados satisfactorios en muchas ocasiones. Pero hay perras con proestro de 4 días y estros de 5 días, o por el contrario proestros de 12 días y estros de 15 días. En estos animales, el manejo anteriormente citado evidentemente fracasará. Un número de servicios inadecuados, 1 solo servicio o 2 servicios el mismo día, está asociado a bajas tasas de fertilidad.

· Infección uterina. Las infecciones sub-clínicas del útero están asociadas a infertilidad en la perra. Las fallas en la concepción, están relacionadas por un ambiente hostil tanto para los espermatozoides, como para los ovocitos. También la muerte embrionaria se ha vinculado a esta condición. Debido a lo inaccesible del útero en la perra, los estudios deben en ocasiones realizarse a través de laparotomías o histerotomías, para la toma de muestras. Una opción es realizar las evaluaciones en el proestro o estro cuando el cervix se dilata. Estas muestras pueden ser más representativas de infecciones uterinas. Se ha demostrado que el análisis de la flora bacteriana vaginal para inferir sobre posibles infecciones uterinas, no es un procedimiento preciso. Debido a que la flora bacteriana normal que habita en la vagina de la perra es muy amplia, y puede estar en proporciones parecidas en perras sanas como en perras infértiles.

· Patología uterina. Perras con hiperplasia endometrial quística, pueden ser infértiles debido a fallas en la implantación, después de la concepción. El diagnóstico definitivo se da por el análisis patológico de biopsias uterinas. Los sitios para hacer biopsia deben ser escogidos con el fin de preservar el máximo diámetro de lumen uterino, después que este sane.

· Alteraciones del tracto reproductivo tubular. Oclusiones de vagina, útero o sistema uterino tubular (cuernos y oviductos), puede ser el resultado de defectos congénitos, como aplasia segmentaria o secundario a procesos infecciosos post-traumáticos, posterior a partos o cesáreas. Técnicas de contraste radiológico como hsiterosalpingografías, puedes ser de ayuda. Para dar un diagnostico definitivo se debe recurrir usualmente a laparotomías exploratorias.

Bibliografía:

Johnston, S., Root, M., y Olson, P. (2001). Canine and Feline Theriogenology. Ed. W.B. Saunders Company.

Romagnoli, S. (2003). Clinical Approach to Infertility in the Bitch. 28 th World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Fontbonne, A. (2006). Infertility in the Bitch. World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Romagnoli, S. (2006). Recent Advances in Canine Female Reproduction. World Congress of the World Small Animal Veterinary Association.

Root Kustritz, M. (2005). Manual de Reproducción del Perro y del Gato. Ed. Multimédicas Ediciones Veterinarias.

Feldman, E. y Nelson, R. (2000). Endocrinología y Reproducción en Perros y Gatos. Ed. McGraw-Hill Interamericana.

Nelson, R. y Couto, G. (2005). Medicina Interna de Animales Pequeños. Ed. Inter-Médica.

Davol, P. (2000). Reproductive Complications Affecting Fertility and Pregnancy in the Bitch. www.labbies.com/reproduction2.htm

Johnston, S. (1991). Clinical approach to infertility in bitches with primary anestrus. Vet Clinic North American Small Animal Practice. May;21(3):421-5.

Root Kustritz, M. (2001). Use of Supplemental Progesterone in Management of Canine Pregnancy. In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2001

England,G. Yeager, A. y Concannon, P. (2003). Ultrasound Imaging of the Reproductive Tract of the Bitch. In: Recent Advances in Small Animal Reproduction, Concannon P.W., England G., Verstegen III J. and Linde-Forsberg C. (Eds.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2003

Cain, J. (2001). A logical approach to infertility in the bitch. Vet clinic North American Small Animal Practice. 31(2):237-45

Johnston, S.(1989). Premature gonadal failure in female dogs and cats. Journal of reproduction and fertility. Supplement. 39:65-72.

Categorías: Caninos, Sistema Reproductivo, Uncategorized | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Evaluación Hormonal de la Perra Infértil

  1. roylan lozano

    te felicito pòr toda la informacion que tienes me es muy util ya que estoy iniciando en la inseminacion artificial en perras asi como equipando mi laboratorio de reproduccion canino en mexico monterrey n.l. y mi intencion es congelar semen de perro tienes informacion sobre esto
    soy m.v.z egresado de la UANL y me dedico a la clinica checa mi espacio del msn
    saludos y gracias

  2. Gabriela

    Hola me podrían decir donde conseguir kits para determinar progesterona en perros aqui en México??
    Muchas gracias por la información.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: