Antinflamatorios inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2 (COX-2)

Alergol Inmunol Clin 2002; 17: 247-254
Antinflamatorios inhibidores selectivos de la cicloxigenasa-2 (COX-2)

Los analgésicos antinflamatorios no esteroideos (AINEs) constituyen uno
de los grupos de medicamentos más prescritos y presentan una gran variedad de
indicaciones terapéuticas. Sólo en 1999 se consumieron en España 635 millones
de unidades de aspirina, con una media de 17 comprimidos/año por habitante,
lejos aún de los 100 comprimidos por año y habitante que se consumen en Estados
Unidos. Se trata además del grupo de fármacos más consumido como automedicación
en nuestro país. Existen estudios epidemiológicos que muestran la
prescripción de AINEs en diferentes países europeos; así, durante 1999 esta
proporción osciló desde el 4-5% del Reino Unido hasta el 11% en Italia, con el
7% en España y una media general de 7,7%1, 2.

La amplia utilización de este grupo de fármacos se debe a que comparten
en variable proporción sus efectos antinflamatorio, analgésico, antipirético y antiagregante
plaquetario. Su utilización se ve limitada, sin embargo, por la posible
aparición de efectos adversos potencialmente letales como la enfermedad
ulcerosa péptica, la hemorragia digestiva o la insuficiencia renal. Estos efectos
adversos de los AINEs han sido conocidos desde su introducción, prácticamente
a la par que sus propiedades terapéuticas; la primera reacción adversa a aspirina
se describió en 1902 por Hirschberg3. Los AINEs como grupo farmacológico
son responsables de 70.000 ingresos hospitalarios y 7.000 fallecimientos
anuales como consecuencia de sus diversos efectos adversos4. Ante la necesidad
de reducir sus efectos gastroerosivos se han desarrollado nuevos fármacos más
selectivos (inhibidores de la cicloxigenasa 2) que, manteniendo sus propiedades
terapéuticas, producen menores efectos indeseables.

INHIBIDORES DE LA CICLOXIGENASA 2 (COX-2): UNA
NUEVA FAMILIA DE AINEs
Los inhibidores selectivos de la COX-2 forman parte de una nueva generación
de fármacos pertenecientes a la familia de los AINEs que, manteniendo
sus beneficios terapéuticos, intentan disminuir los diferentes efectos indeseables
descritos, entre los que destacan los gastroerosivos. Los AINEs son fármacos
antinflamatorios, analgésicos y antipiréticos que constituyen un grupo heterogéneo
de compuestos, con frecuencia no relacionados químicamente (aunque muchos
de ellos son ácidos orgánicos) y que, a pesar de ello, comparten ciertas acciones
terapéuticas y efectos colaterales. El principal mecanismo de acción
antinflamatoria de estos medicamentos radica en la inhibición de la enzima cicloxigenasa,
que resulta crítica en el metabolismo de las prostaglandinas. Las
prostaglandinas y los leucotrienos se liberan en respuesta a agresiones mecánicas,
térmicas, químicas, bacterianas y otras y contribuyen de forma importante
a la patogenia de la inflamación.

Isoformas de la enzima cicloxigenasa (COX)

Se conocen dos isoformas de la enzima cicloxigenasa,
las cuales presentan notables características diferenciales
La cicloxigenasa 1 (COX-1), o isoforma constitutiva,
está presente en casi todos los tejidos, aunque su
expresión está aumentada en tracto gastrointestinal, riñón,
células endoteliales y plaquetas. En 1971, Vane5 demostró
que la aspirina, los salicilatos y la indometacina producían
una inhibición dosis-dependiente de la producción de
prostaglandinas en una preparación cruda de prostaglandina-
sintetasa (actualmente cicloxigenasa o COX). Vane
propuso que estos medicamentos inhiben la conversión del
ácido araquidónico al intermediario endoperóxido inestable,
prostaglandina G2(PGG2), una reacción que es catalizada
por la enzima cicloxigenasa, aportando así una explicación
capaz de englobar tanto sus acciones terapéuticas
como sus efectos secundarios5.
Por otra parte, la COX-2, que es indetectable basalmente
en la mayoría de los tejidos, es una isoforma inducida
que puede ser expresada prácticamente por cualquier
célula o tejido como respuesta a citocinas proinflamatorias,
promotores tumorales o factores de crecimiento. Fu et
al8 identificaron en 1990 esta nueva isoforma de cicloxigenasa
presente en los monocitos estimulados con interleucina-
1 (IL-1). Se especuló entonces que dado que la COX-2
es inducida por estímulos inflamatorios, los efectos antinflamatorios
de los AINEs provendrían de la inhibición de
COX-2, mientras que sus efectos indeseables, como el
gastroerosivo, tendrían su origen en la inhibición de la enzima
constitutiva COX-1.
La caracterización de la estructura tridimensional de
estas enzimas mediante estudios cristalográficos y de fluorescencia
han permitido conocer más profundamente el
mecanismo de acción de los AINEs. Se sabe que este grupo
de fármacos compiten con el ácido araquidónico, liberado
en la respuesta inflamatoria, para acoplarse al sitio
activo en los canales enzimáticos. Se ha postulado que los
AINEs bloquean la COX al ligar enlaces de hidrógeno a la
arginina polar en posición 120. Para explicar la selectividad
de los AINEs, parece crítica la presencia de un aminoácido
clave en la posición 523 de estas enzimas, concretamente
la isoleucina para COX-1 y la valina para COX-2,
que deja una abertura en la pared del canal, que permite el
acceso a un lugar de acoplamiento para muchas estructuras
selectivas de COX-2 como las sulfonas o la sulfonamida.
Por otra parte, y a diferencia del caso anterior, el gran
tamaño de la isoleucina en posición 523 de la COX-1 produce
el bloqueo del acceso al locus activo en el canal9. Se
ha comprobado que la simple sustitución de valina por
isoleucina es capaz de convertir a la COX-1 en una enzima
que puede ser inhibida por sustancias selectivas para
COX-210. El conocimiento de estos conceptos ha sido fundamental
a la hora de diseñar nuevos fármacos cada vez
más selectivos para COX-2 que, manteniendo sus propiedades
terapéuticas, produzcan menores efectos indeseables
(fig. 2).
Determinación de la selectividad COX

La capacidad de un medicamento para inhibir la actividad
de COX se determina cuantificando la reducción de
los productos catalizados por dicha enzima. Para COX-2,
se expone lipopolisacárido bacteriano frente a leucocitos y
se expresa como concentración inhibitoria (COX-2 IC50)
aquella que inhibe el 50% de la síntesis de PGE2. En el
caso de COX-1, se mide la concentración del fármaco que
reduce al 50% la síntesis de tromboxano plaquetario durante
la coagulación (COX-1 IC50).
La selectividad a COX-2 viene dada por un cociente
entre COX-2 IC50 y COX-1 IC50 inferior a 111. El cociente
disminuye cuanto más selectivo es el compuesto9.
Los nuevos inhibidores de COX-2 (nimesulide, meloxicam,
flosulide, rofecoxib y celecoxib), altamente selectivos,
presentan cocientes menores o iguales a 0,1 aproximadamente12.
Clasificación de los inhibidores selectivos de COX-2
Los primeros inhibidores selectivos de la COX-2 conocidos
fueron el diarilheterociclo DuP69713 y el ácido
sulfonanilido NS39814. En los últimos años se ha trabajado
intensamente sobre la estructura del anillo diarilheterociclo
para intentar mejorar la especificidad sobre la COX-2.
Actualmente los inhibidores selectivos de la COX-2, se
clasifican en preferentes y específicos.
Dentro del primer grupo se incluyen aquellos AINEs
“preferentemente” selectivos para COX-2. Los primeros
disponibles en el mercado a principio de la década de los
90 fueron nimesulide y meloxicam, inhibidores significativamente
mejores de COX-2 que de COX-1. El meloxicam
(Movalis®, Parocin®, Uticox®) es una enolcarboxamina
relacionada con el piroxicam, y se estima que tiene una
selectividad entre 3 y 77 veces mayor para COX-215. Esta
selectividad para COX-2, sin embargo, disminuye al aumentar
la dosis del fármaco. El nimesulide (Antifloxil®,
Guaxan®) se autorizó en España en 1996 y pertenece a la
familia de las sulfonanilidas. Presenta una selectividad entre
5 y 16 veces mayor para COX-2 y al igual que en el
caso del meloxicam, a partir de ciertas dosis más elevadas
pierde la selectividad COX-2.
En 1999 se comercializó el grupo de AINEs inhibidores
específicos de la COX-2, que engloba a dos nuevos fármacos
mucho más selectivos para esta enzima y que no
pierden dicha selectividad a dosis más altas. Celecoxib (Celebrex
®) y rofecoxib (Vioxx®) son los principales representantes
de este último grupo. Ninguno de estos dos medicamentos
tiene actividad antiagregante; además inducen un
menor número de complicaciones gastrointestinales16. El celecoxib
es un compuesto derivado del 1,5-diarilpirazol con
una selectividad 375 veces mayor para COX-2, mientras que
el rofecoxib es un derivado metilsulfonilfenil que presenta
una relación COX-2/COX-1 superior a 800. Es este último
grupo el que más ha aumentado su consumo en los últimos
años al ofrecer aún mayores ventajas terapéuticas y de seguridad
con respecto a los inhibidores “preferentemente” selectivos.
Uso clínico recomendado y contraindicaciones
Las autoridades sanitarias en España han aprobado
las siguientes indicaciones para los inhibidores selectivos
de la COX-2: artrosis y artritis reumatoide para nimesulide
(cautelarmente retirado del mercado en la actualidad) y celecoxib,
y artrosis (exclusivamente) para rofecoxib17.
Si bien en el momento de su introducción celecoxib
y rofecoxib estaban contraindicados en pacientes con ulcus
péptico, en la actualidad sólo se mantiene para los casos
agudos y se recomienda su uso en pacientes que requieran
tratamiento con AINEs y presenten alto riesgo de
sangrado gastrointestinal o estén en tratamiento con anticoagulantes.
Podrían resultar útiles, además, en el tratamiento
de dolores leves o moderados, dismenorrea y como
antipirético en este grupo de pacientes.
Asimismo, se advirtió que inicialmente su utilización
estaba contraindicada en pacientes intolerantes a AINEs
con manifestaciones tanto cutáneas como respiratorias y
que sería necesario comprobar de forma individualizada la
tolerancia, que inicialmente era esperable, en cada paciente
antes de autorizar su uso. Se recomendó, asimismo, administrar
con cautela en los pacientes asmáticos. Existe
además una potencial interacción de estos fármacos con litio,
metotrexate y warfarina.
Estas contraindicaciones hacen que sea necesario
aclarar su papel farmacológico en diversas situaciones como,
por ejemplo, la gastropatía por Helicobacter pylori, la
enfermedad inflamatoria intestinal, la insuficiencia renal,
enfermedad cardiovascular, el cáncer colorrectal, enfermedades
degenerativas neuronales y el asma inducida por aspirina18.
Este último punto, de especial interés para nuestra
Fig. 2. Locus activos de COX-1 y COX-2. a) Diseño de la estructura tridimensional
de un monómero de COX-2, mostrando los sitios activos y
sus residuos críticos; b) Representación gráfica de COX-2 en la misma
orientación que la figura a; c) Representación gráfica de COX-1 en la misma
orientación que la figura a. Los dominios de dimerización aparecen
en color rojo y los de unión de la membrana en azul. Se señalan también
los sitios activos de la cicloxigenasa y la peroxidasa. Los residuos
críticos hidrofílicos en el sitio activo, son Arg 120, Ser 530, Tyr 385. La
ILE 523 en COX-1, se sustituye por Val 523, en COX-2, y el tamaño más
pequeño de la cadena lateral de este aminoácido permite el acceso al
lado hidrofóbico del canal de los fármacos selectivos de COX-2.

REACCIONES ADVERSAS A AINEs
Inhibidores de la COX-2 e intolerancia a aspirina
Además de las múltiples indicaciones terapéuticas
como analgésico y antinflamatorio similares al resto de
AINEs, la salida al mercado de los inhibidores selectivos
de la COX-2 suponen una nueva posibilidad terapéutica
como medicación alternativa en los pacientes diagnosticados
de intolerancia a AINEs.
Esta entidad nosológica se define como una enfermedad
inflamatoria de la mucosa precipitada por la ingesta
de aspirina y otros AINEs y que se caracteriza en su
forma más clásica por la aparición de crisis de asma y rinitis.
Aunque la primera descripción de la llamada “tríada
ASA” se atribuye a Widal, Abrami y Lermoyez en 1922,
fueron Samter y Beers quienes popularizaron en 1968 la
asociación característica entre asma bronquial, poliposis
nasal y la intolerancia a AINEs.
Aunque su patogenia es desconocida, la hipótesis
más aceptada es la teoría de la cicloxigenasa desarrollada
por Szczeklik a partir de 1975, la cual propone que estos
episodios no se deben a una reacción antígeno-anticuerpo,
sino a un efecto farmacológico del medicamento, concretamente
a una inhibición específica de la enzima cicloxigenasa.
De forma característica, estos pacientes presentan
reactividad cruzada entre las diferentes familias de AINEs,
por lo que el paciente deberá evitar la ingesta de cualquier
fármaco perteneciente a ella.
Si bien la forma clásica es la que cursa con clínica
respiratoria, también se han descrito dentro de la intolerancia
a analgésicos manifestaciones cutáneas en forma de
episodios agudos de urticaria y angioedema, así como exacerbación
de los síntomas en pacientes con urticaria crónica.
En algunos casos, pueden aparecer de forma simultánea
síntomas respiratorios y cutáneos, en las denominadas
formas mixtas. Por otra parte, se ha visto que algunos pacientes
reaccionan de forma específica a un determinado
AINE, por ejemplo pirazolonas y pueden presentar cuadros
sistémicos graves de anafilaxia.
Los inhibidores de la COX-2 forman una nueva familia
de AINEs y, por tal motivo, inicialmente deben considerarse
como no permitidos en este tipo de pacientes. Su
actividad selectiva para la isoforma COX-2, sin embargo,
ofrece la posibilidad de que en determinados casos puedan
ser tolerados, lo cual es impredecible a priori. Esta variabilidad
en la tolerancia puede ser explicada por una selectividad
incompleta por la COX-2.
Tras la comercialización de estos fármacos se pusieron
en marcha un gran número de estudios con la intención
de valorar el grado de tolerancia y, por tanto, su seguridad,
en este tipo de pacientes. En la actualidad, se puede encontrar
en la literatura un gran número de publicaciones, tanto
de autores nacionales como internacionales, que aportan su
experiencia con los diferentes inhibidores de la COX-2 (tablas
I y II)21-42. La variabilidad en los resultados obtenidos
posiblemente esté en relación con la falta de homogeneidad
de la muestra, tanto por las manifestaciones referidas como
por el método de diagnóstico de la intolerancia a AINEs
(en ocasiones realizado sólo por anamnesis).
En una breve comunicación, Enrique et al21 estudian
dos pacientes intolerantes a AINEs con manifestaciones
cutáneas que tampoco toleran el nimesulide. En ambos casos
logran buena tolerancia a rofecoxib hasta una dosis
máxima de 100 mg y plantean la utilización de este medicamento
como posible alternativa en este grupo de pacientes.
En esta línea, Asero22 evalúa la tolerancia a 12,5 y 25
mg de rofecoxib en 34 pacientes adultos (22 con urticaria
crónica) con anamnesis de intolerancia. Se confirmaron
síntomas cutáneos en seis de los 34 pacientes (18%) provocados,
sin observarse diferencias respecto al grupo con
urticaria crónica (17%).
En una publicación posterior, Sánchez-Borges et al23
estudian 110 pacientes con manifestaciones cutáneas relacionadas
con intolerancia a AINEs confirmadas mediante
Antinflamatorios inhibidores selectivos de la cicloxigenasa-2
provocación oral. Se realizaron un total de 184 provocaciones
orales a simple ciego controladas con placebo con
diferentes inhibidores de COX-2. Las dosis máximas acumuladas
para estos AINEs fueron: nimesulide 100 mg,
meloxicam 15 mg, celecoxib 200 mg y rofecoxib 25 mg.
Las tasas de reactividad obtenidas fueron 21,3% para nimesulide,
17,3% para meloxicam, 33,3% para celecoxib y
3% para rofecoxib. A la vista de estos resultados, los autores
concluyen que existen diferencias en los perfiles de seguridad
de los fármacos inhibidores de COX-2, probablemente
relacionados con su variable selectividad para
inhibir las enzimas COX-1 y COX-2.

La primera comunicación que descarta la implicación
de la inhibición selectiva de COX-2 en los síntomas
bronquiales del asma inducida por aspirina, fue realizada
por Yoshida et al28 en el año 2000. Evaluaron a un total de
17 pacientes con asma inducida por aspirina, confirmada
mediante provocación con aspirina, acetilsalicilato de lisina
y/o sulpirina, mediante un estudio a doble ciego controlado
con placebo con 200 mg de celecoxib. Todos los pacientes
estudiados presentaron buena tolerancia a este
medicamento, sin producirse ningún descenso significativo
en el volumen espiratorio máximo en el primer segundo
(VEMS) durante la provocación.
En 2001, miembros del The Celecoxib in Aspirin-Intolerant
Asthma Group29 confirmaron la tolerancia a 200
mg de celecoxib en 27 pacientes con asma por aspirina
previamente confirmada por provocación bronquial con
acetilsalicilato de lisina.
Szczeklik et al30 realizaron provocación a doble ciego
con 25 mg de rofecoxib a 12 pacientes con asma por aspirina
confirmada mediante provocación oral previa con aspirina.
Todos los pacientes estudiados presentaron buena tolerancia
clínica a rofecoxib sin detectarse tampoco cambios
en las concentraciones de LTE4 y 9a11bPGF2 urinarios antes
y después de la provocación con este fármaco, lo cual
confirma la hipótesis de que es la inhibición de COX-1 y
no la de COX-2 la responsable de la precipitación de crisis
asmáticas en los pacientes con asma por AINEs.
Ese mismo año, Stevenson y Simon31 estudian la tolerancia
a rofecoxib en la mayor muestra publicada hasta
la actualidad de pacientes con asma por analgésicos confirmada
por provocación oral con aspirina. Al igual que en
estudio anterior, los 60 pacientes en los que se realizó una
provocación a doble ciego con 25 mg de rofecoxib presentaron
buena tolerancia a este fármaco, por lo que se concluyó
que no existe reactividad cruzada entre este inhibidor
selectivo de COX-2 y la aspirina.
En nuestra experiencia, hemos comprobado la tolerancia
a dos tipos de inhibidores selectivos de la COX-2 (nimesulide
y rofecoxib) en pacientes con anamnesis de intolerancia
confirmada mediante provocación oral con aspirina. En
1998 comunicamos nuestros resultados con el nimesulide en
11 pacientes intolerantes36. Diez pacientes toleraron 150 mg
de nimesulide, mientras que uno de ellos presentó urticaria
durante la provocación. Dos años más tarde también comprobamos
la buena tolerancia a 50 mg de rofecoxib41 en la
totalidad de los 17 pacientes intolerantes a analgésicos: 7
con clínica respiratoria, 6 con síntomas cutáneos exclusivamente
y 4 con clínica mixta (cutánea y respiratoria).
Reacciones adversas selectivas con inhibidores de COX-2
Al margen del papel que pueden representar estos
fármacos en la intolerancia a AINEs, también se han descrito
desde su comercialización diversas reacciones adversas
en relación con su uso. En 14 ensayos clínicos realizados
en más de 11.000 pacientes, el 0,02% de los 6.376
pacientes en tratamiento con celecoxib presentaron cuadros
de hipersensibilidad43 manifestados como urticaria,
angioedema, o edema de laringe. Levy y Fink44 documentan
mediante historia clínica el primer caso de anafilaxia
atribuible a celecoxib, obteniendo, sin embargo, pruebas
cutáneas negativas a dicho fármaco. Grob et al45 confirman
el primer caso de anafilaxia a celecoxib en una paciente
de 56 años, que al igual que en el caso anterior presentó
pruebas cutáneas en prick negativas a dicho fármaco, pero
con provocación oral positiva con 50 mg de celecoxib y
toleracia posterior a 500 mg de aspirina. El hecho de que
las pruebas cutáneas a celecoxib fueran negativas, la alta
dosis necesaria para desencadenar los síntomas y el período
de latencia (40 minutos), hace pensar que en estas reacciones
podría estar implicado un mecanismo desconocido
de hipersensibilidad no-inmediata a este fármaco.
Otras reacciones adversas descritas incluyen manifestaciones
cutáneas muy diversas, entre las cuales encontramos
algunas en las que se ha implicado un mecanismo inmunológico,
como urticaria y angioedema 20,46,47,
toxicodermia intensa (confirmada mediante pruebas epicutáneas)
48, síndrome de Sweet49 e incluso, reacciones más
graves, como puede ser una vasculitis alérgica secundaria a
celecoxib50, que concluyó con el fallecimiento del paciente.
El espectro de presentación de las reacciones adversas
a los inhibidores de COX-2, así como su gravedad es muy
amplio, aunque probablemente aún no del todo conocido.
Tanto en el caso del celecoxib como en el rofecoxib, ya desde
los primeros ensayos clínicos (CLASS51 y VIGOR52, respectivamente)
se comparó la incidencia de efectos adversos
entre éstos y otros AINEs (concretamente con diclofenaco y
naproxeno); si bien había una reducción en la incidencia de
ulcus péptico y hemorragia digestiva, se detectaba un incremento
del porcentaje de efectos adversos graves (del 1% para
celecoxib y del 1,9% para rofecoxib). Si bien parte de estas
complicaciones eran cardiovasculares y se relacionaban
con la falta de efecto antiagregante propio de otros AINEs,
sin embargo, no se consiguió dar explicación al resto.
Si consideramos la reciente generalización del uso
de estos fármacos en la práctica clínica diaria, es previsible
la aparición de estos efectos indeseados no conocidos.
La aparición en los últimos años de varios casos de hepatitis
fulminante secundaria a nimesulide53,54 supone un
claro ejemplo que nos obliga a tomar en consideración dicha
posibilidad. La causa que origina este tipo de hepatitis
no se ha conseguido dilucidar, por lo que se considera como
idiosincrático. Existen evidencias experimentales que
apuntan hacia la posible relación con un incremento de la
concentración del fármaco en el compartimiento hepatobiliar
hasta rangos tóxicos, la formación de metabolitos reactivos
o la existencia de un estrés oxidativo. Es probable
que sea necesaria la concurrencia de factores genéticos
predisponentes con otros individuales (enfermedades o
medicación concomitantes, etc.) que determinen la aparición
de este acontecimiento adverso55.
En España, Grignola et al56 comunicaron 5 casos de
hepatitis tóxica secundarias a la administración de nimesulide,
dos de los cuales cursaron como hepatitis fulminante
y el fallecimiento de los pacientes.
Como consecuencia de todos estos datos, en 1999 se
incluyó una advertencia del riesgo detectado en la ficha
técnica del producto y de la necesidad de suspender el tratamiento
si había indicios de alteración hepática. Posteriormente,
el Comité Español de Seguridad de Medicamentos
de Uso Humano revaloró el perfil de seguridad
del nimesulide y si el balance riesgo-beneficio de su uso
justificaba su permanencia en el mercado. Considerando
que el mecanismo de producción de estas reacciones es
idiosincrásico y, por tanto, difícilmente predecible, recomendó
la suspensión temporal de su comercialización y en
mayo del 2002 la Agencia Española del Medicamento hizo
efectiva la suspensión cautelar57.
Una vez más queda demostrado la importancia de la
vigilancia y comunicación de los efectos adversos de los
fármacos, sobre todo para aquellos de reciente introducción
en el mercado farmacéutico.
Por otra parte, diversos autores insisten en la necesidad
de contar con un mayor número de nuevos trabajos
que certifiquen la seguridad de estas llamadas “aspirinas
del Nuevo Milenio” en situaciones específicas particulares,
así como determinar la posible reactividad cruzada entre
estos nuevos medicamentos.

Categorías: Caninos, Farmacologia, Gatos | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Antinflamatorios inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2 (COX-2)

  1. blanca martinez

    Mi perra pastora alemana(no pura), falleció tras seis dias de ingesta de firocoxib 227mg,tomó media pastilla de esta dosis durante los seis dias. Tenía 10 años y se hizo daño en una pata jugando, tenía cierta artrosis. A los cuatro días de finalizar el tratamiento comenzó con dificultad respiratoria, falta de apetito, no quería salir a la calle. Los ahogos fuerno en aumento, comenzó con vómitos biliares y en 24 horas pasó a no poder moverse. En la clínica nos diagnosticaron un posible “trombo”, tras efectuarle un reconocimiento y ver que no tenía apenas reacciones en el SNC.Era una perra sana, jamás tuvo ningún problema serio. Comento el hecho, para que se siga investigando sobre los efectos adversos de los inhibidores de la COx-2 en veterinaria.
    En humana se retiraron, no?, por el riesgo de infartos.
    Gracias, espero que sirva de algo
    Blanca Martínez
    Madrid

    PD- su artículo me ha parecido excelente

    • reynaldovelazquez

      Gracias por participar, siempre es bueno conocer estas experiencias… lamento mucho lo que le paso a su mascota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: