Virus de Inmuno Deficiencia Felina

Síndrome de Inmunodeficiencia Felino (SIDA Felino), Enfermedad relacionada al FIV, Infección por FIV

Características del virus

La familia de retrovirus, Retroviridae, es un grupo grande de virus que comparten ciertas características físicas, bioquímicas y genéticas. Los Retroviridae están divididos en tres subfamilias, Spumaviridae, Oncornaviridae y Lentiviridae. Los Gatos, son susceptibles a infección con al menos un virus de cada una de estas subfamilias. El Virus de Inmunodeficiencia felina pertenece a la subfamilia Lentiviridae de los retrovirus. Los lentivirus infectan un amplio rango de mamíferos y abarcan los virus de inmunodeficiencia humano, simio y bovino, el virus de la anemia infecciosa equina, y el virus maedi-visna de la oveja, entre otros (Barr y Phillips, 2000).

El Virus de la Inmunodeficiencia Felina (FIV), es un virus envuelto, con RNA de una sola cadena que al pertenecer al subgrupo lentivirus de los retrovirus, se diferencia del virus de la leucemia viral felina (FeLV), que es un miembro del subgrupo oncornavirus de los lentivirus, así mismo se puede diferenciar en base a los requerimientos bioquímicos de su trascriptasa inversa. Ya que el FIV contiene una transcriptasa inversa dependiente de magnesio estrechamente relacionada con la de el virus de inmunodeficiencia humana (HIV) que es el virus que causa el SIDA (Tizard, 1994), lo que conlleva a que La enfermedad de inmunodeficiencia que resulta de la infección con FIV en gatos domésticos es bastante similar al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida Humano, y esto provee al mismo tiempo un modelo animal útil para el estudio de la infección de HIV y SIDA (Barr y Phillips, 2000). Igualmente el análisis inmunológico confirma que FeLV y FIV son virus diferentes y los anticuerpos producidos contra uno de ellos no reaccionan contra el otro. (Tizard, 1994).

Epizootiología y Transmisión

La Infección con FIV es de distribución mundial en gatos domésticos y ha estado bien establecida en algunas poblaciones por más de 25 años (Barr y Phillips, 2000) En los Estados Unidos, la prevalencia de anticuerpos va en un rango de 1% a 24%. Esta prevalencia es mayor en gatos de alto riesgo de exposición y en gatos enfermos. En grandes encuestas de gatos callejeros y salvajes en Estados Unidos, las tasas van de 2% a 4%.

Aun cuando parece no haber diferencia regional en los Estados Unidos, en Europa, las tasas de infección varían significativamente (De 2% en Alemania y Holanda, a más de 30% en Italia).

Gatos que están vagando libres en áreas de alta densidad tienen una oportunidad de exposición mayor, principalmente porque la mordida es el modo de transmisión mas importante. Los machos se infectan de 2 a 4 veces más frecuentemente que las hembras, y la prevalencia es más alta en gatos adultos. En un estudio de 826 gatos infectados naturalmente, examinados en Hospitales de Enseñanza de Norteamérica, 80% eran machos y 78% tenían al menos 2 años de edad para el momento de la presentación. Los gatos adultos con vida de exteriores constituyen la mayoría de los gatos infectados con FIV, y de la misma manera el riesgo es mayor para machos sexualmente enteros. (Hartmann, 2005).

La razón de que sea eficientemente transmitido por mordidas, se debe a que el virus se encuentra en la saliva del gato infectado. Intentos iniciales de demostrar la transmisión de FIV por contacto casual o sexual entre gatos fueron infructíferos, aunque ARN viral y ADN proviral ha sido encontrado en muestras de gatos FIV-seronegativos que han estado en contacto casual con gatos infectados con FIV. Por otro lado el FIV ha sido transmitido a hembras a través de inseminación artificial usando semen de machos infectados. La significación de estos hallazgos es desconocida y se requieren estudios adicionales para determinar si la transmisión puede ocurrir a través de contacto casual o sexual (Hartmann, 2005).

Transmisión placental o calostral de una reina a su prole es poco frecuente

Presentación clínica de las enfermedades relacionadas al FIV

La supresión de la función inmune por la infección de FIV resulta en una plétora de signos clínicos. Enfermedades asociadas con FIV pueden sen indistinguibles clínicamente de las causadas por las deficiencias inmunes asociadas al virus de la leucemia felina. Ya que la infección por FIV en gatos recuerda a la de HIV en humanos, se pueden plantear escenarios similares a las fases Agudas(1ª), Portador asintomático, PA (2ª), linfoadenopatía generalizada persistente, LGP (3ª), Complejo relacionado al SIDA, CRS (4ª), y SIDA (5ª) de esta infección (Barr y Phillips, 2000).

La fase aguda empieza cerca de las cuatro semanas después de la infestación y persiste hasta cuatro meses, durante esta, algunos gatos tienen linfoadenopatía, neutropenia, fiebre, y diarrea, otros no desarrollan signos clínicos durante la infección aguda, La fase de portador asintomático, durante la cual la evidencia de enfermedad clínica es ausente, puede durar varios meses a años. Un corto periodo (dos a cuatro meses o menos) de LGP sigue a la etapa de PA. Las fases de CRS y SIDA no están claramente definidas para la infección por FIV pero gatos con CRS usualmente tienen desordenes respiratorios, gastrointestinales y de piel, acompañados por linfoadenopatía. El desarrollo de infecciones oportunistas, emaciación severa y depleción linfoide señala una progresión a SIDA. (Barr y Phillips, 2000).

Muchos gatos positivos a FIV tienen Historia de enfermedades recurrentes con periodos de relativa salud entre episodios. En un estudio realizado en gatos infectados de forma natural, la tasa de progresión fue variable con la muerte ocurriendo en cerca del 18% de los gatos infestados en los primeros dos años de observación, (cuatro, cinco a seis años después de la fecha estimada de infección). Un 18% adicional de gatos infectados desarrollo exponencialmente enfermedad severa, pero más de un 50% permaneció clínicamente asintomático durante el mismo periodo. La expectativa de vida promedio de gatos una vez que entran en las etapas de CRS y SIDA es menor a un año (Barr y Phillips, 2000).

La linfoadenopatía observada durante la infección con FIV es asociada con hiperplasia folicular e infiltración paracortical masiva con plasmocitos. En algunos nódulos linfáticos, una mezcla de hiperplasia y depleción folicular o involución puede ser observada. En la etapa terminal de la enfermedad, la depleción linfoide es el hallazgo predominante (Barr y Phillips, 2000).

En un estudio de 826 gatos con infección natural examinados en hospitales de enseñanza de Norteamérica, las patologías más comunes que se presentaron fueron, Estomatitis, neoplasia (especialmente linfoma y carcinoma cutáneo de células escamosas), inflamación ocular (uveítis y corioretinitis), anemia y leucopenia, infecciones oportunistas, insuficiencia renal, enfermedad del tracto urinario bajo, y endocrinopatías tales como hipertiroidismo y diabetes mellitus. Algunas de estas enfermedades están mayormente asociadas con la edad avanzada en la que los gatos las presentaron (Ej.: endocrinopatías, insuficiencia renal) que con la infección del FIV (Hartmann, 2005).

Prevención

La manera más efectiva de prevenir la infección por FIV es prevenir la exposición. Hacer pruebas a gatos recién adoptados es recomendado, particularmente en hogares de muchos gatos, e igualmente gatos FIV-positivos deben ser segregados de gatos FIV-negativos. (Levy et al, 2005) y (Sturges y Dickinson, 2006).

Tratamiento

De acuerdo a Hartmann (2005), la infección con FIV no causa un síndrome clínico severo, y con el cuidado adecuado, los gatos infectados pueden vivir muchos años, y de hecho podrían morir a edades avanzadas y por causas que no están relacionadas con el FIV. El tiempo de sobrevivencia es largo y la calidad de vida es buena generalmente, el consejo más importante para prolongarle la vida a un gato infectado es mantenerlo estrictamente confinado a un ambiente interno, no solo para prevenir la diseminación del virus a otros gatos, sino también para prevenir la exposición del gato inmunosuprimido a agentes infecciosos que llevan otros animales, ya que las infecciones secundarías no solo causan los signos clínicos sino que son las que llevan a una progresión de la infección.

El uso de drogas antivirales no es muy común en veterinaria, con la excepción del interferon-ω felino, disponible actualmente en Japón y algunos países de Europa, ninguna droga antiviral tiene licencia para uso veterinario, de ahí que las drogas de uso humano tengan que aplicarse en animales. La mayoría de los estos antivirales están específicamente diseñados para tratar la infección por FIV, y muchos de estos pueden ser utilizados para tratar la infección por FIV debido a que muchas enzimas de ambos virus tienen sensibilidad similar a varios inhibidores, en adición tanto en cultivos celulares, como en estudios experimentales, muchos compuestos se han mostrado activos contra el FIV. De cualquier forma muchos de estos estudios utilizaron en FIV como modelo de prueba para nuevas drogas contra HIV, y la mayoría de estas nunca serán accesibles para los veterinarios. Desafortunadamente, hasta la fecha las drogas disponibles para los gatos son limitadas y solo algunos pocos estudios controlados han sido realizados para apoyar su uso (Hartmann, 2005).

Entre los antivirales que han sido usados en gatos infectados con FIV se incluye el zidovulin (3′-acido-2′,3′-dideoxytimidina, AZT) el Phosphonormate (foscarnet), ribavirin e interferones (interferón-α humano y interferón-ω felino), Foscarnet y ribavirin son relativamente tóxicos en gatos. AZT es la droga anti-FIV más profundamente estudiada. Es un nucleosido análogo (derivado de la timidina) que bloquea la transcriptasa reversa del virus. Con esto inhibe nueva infección de células pero no la replicación del virus que ya se encuentre presente en las células infectadas, sin embargo si reduce la cantidad de virus en plasma, y mejora el estado clínico e inmunológico de los gatos infectados, resultando en un aumento en los tiempos de sobrevivencia. Sin embargo mientras mejoras en la estomatitis y en la condición clínica general han sido vistos, ninguna evidencia de eficacia en gatos afectados con signos neurológicos es disponible. (Sturges y Dickinson, 2006) El efecto colateral mas común es una anemia no-regenerativa, por lo que se debe realizar conteos sanguíneos regulares durante el tratamiento. Del mismo modo no se deben tratar con AZT, gatos con supresión mieloíde. Asimismo si el hematocrito disminuye por debajo del 20% se debe descontinuar el uso del fármaco. (Hartmann, 2005).

En un estudio los efectos colaterales a nivel hematológico causados por PMEA fueron más severos y fuertes que los producidos por AZT (Hartmann et al, 1992).

En cuanto al grupo de los interferones, estos presentan un efecto inmunomodulador y un efecto antiviral directo al inducir un estado antiviral de las células que protegen contra la replicación viral. En cuanto a la vía de aplicación, el interferón humano cuando es dado de forma parenteral alcanza niveles séricos, pero luego de seis a siete semanas, los gatos desarrollan anticuerpos contra el interferon humano. Con respecto a la vía oral los interferones son destruidos en el tracto gastrointestinal, por lo que cuando se utiliza esta vía no se alcanzan niveles sèricos, el único efecto potencial del interferón oral es que podría estimular el tejido linfoide de la cavidad oral llevando a una subsecuente inmunomodulación sistémica. Ya que los interferones son especie específicos, el interferón felino, que como ya se ha dicho ha sido recientemente aprobado en algunos países, es mucho más efectivo en células felinas que el humano. Aunque un solo estudio ha sido realizado con interferón felino y este estudio falló en mostrar una diferencia significativa en la tasa de sobrevivencia, aún cuando si se noto alguna mejoría del cuadro clínico (Hartmann, 2005).

Categorías: Enfermedades Infecciosas, Gatos, Uncategorized | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Virus de Inmuno Deficiencia Felina

  1. diana guzman

    Tengo 5 gatos 3 hembras y dos machos. Me diagnosticaron los 2 machos con FIV, apesar de q uno esta castrado y el otro no, las hembras tambien estan operadas, vivo en estados unidos y me ayudaria mucho si me puede orientar sobre el cuidado y preguntas del tratamiento q tengo q hacerle al veterinario. Gracias

    • reynaldovelazquez

      Probablemente tu veterinario te recomendara sacrificar a los positivos, ya que serán siempre un foco de infeccion en especial en ambientes de muchos gatos, no me dices si las hembras ya fueron testeadas, de ser asi, y ser negativas, pues, lamentablemente sera mejor salir de los machos para tratar de preservarlas almenos a ellas antes que sea muy tarde😦

      Los gatos como tal podrían tener algunos años mas de vida aun siendo positivos, de ser las hembras tambien positivas, pues tocara acostumbrarse a algunos tratos especiales y probablemente no haya necesidad de eutanasia ya que estarian todos infestados, sin embargo siempre sera tu decisio, si es posible que los que resulten positivos puedan llevar su vida aislados de los negativos pues tampoco habria que llegar a la eutanasia, en realidad lo importante es evitar que se contagien, y basicamente la transmision es en heridas a traves de la sangre y saliva, asi que si no pelean pues alomejor no se contagien

      te dejo esta informacion que es un “Client Sheet” de un importante Libro de Medicina Veterinaria
      está en Ingles pero seguramente entiendes muchas cosas, esta dirigido a los propietarios asi que debe ayudarte

      Feline Immunodeficiency Virus
      Alfred M. Legendre
      What is Feline Immunodeficiency Virus?
      Feline immunodeficiency virus (FIV) was first identified in an immunosuppressed cat in 1986. FIV is a lentivirus (slow virus), so named because of the slow development of disease. FIV is of the same family of viruses as human immunodeficiency virus (HIV), which causes acquired immunodeficiency syndrome (AIDS) in people. It is important to remember that FIV is infectious only to cats.
      Immunodeficiency related to FIV infection occurs most often in free-roaming, male cats older than 6 years. Transmission of FIV is usually through cat bites incurred when fighting. Defense of territory explains the higher incidence of disease in male cats. FIV is occasionally transmitted to kittens by their mothers.
      Random testing of cats seen by veterinarians shows a healthy cat prevalence of 1% to 2% in the United States and up to 12% in Japan, where most cats are kept outside and are not neutered. 12% to 40% of sick cats are infected with FIV. Once cats develop FIV infection, they are infected for life. Studies of frozen serum samples from 20 years ago show that the prevalence of FIV infection has not changed.
      What are the symptoms of Feline Immunodeficiency Virus?
      Cats with FIV, like people with HIV, have an acute phase of illness that begins 4 to 6 weeks after a bite from an infected cat. Most cats develop fever, depression, and enlarged lymph nodes that last from weeks to months. These symptoms are usually mild enough that owners rarely notice. Kittens infected as newborns may die in the acute phase. After recovery from the acute phase, these cats may appear completely normal for 3 years or more. During this asymptomatic period, the FIV virus is gradually destroying the immune system, limiting the ability to fight infection.
      When the immune dysfunction is relatively mild, cats have bacterial and viral infections commonly seen in cats, such as mouth infections, abscesses, chronic nasal and eye discharges, skin infections, ear infections, and diarrhea. FIV-infected cats have ringworm at three times the expected rate. These infections respond to the usual treatment, but not as well as expected, and often recur after treatment is completed.
      FIV can also affect the bone marrow, causing anemia. Parasitic diseases such as toxoplasmosis that normally cause only mild signs become life threatening. The FIV has an affinity for brain tissue and can produce personality changes. Shy cats may become aggressive and outgoing cats may hide. Malignancy of lymph node cells (lymphosarcoma) may develop. Cats infected with FIV are also more likely to develop kidney failure.
      When immune depression is severe, cats may develop opportunistic infections (infections that do not usually occur in that species) such as demodectic mange seen in dogs. During the later stages, standard treatments are not effective because they require the help of the immune system to resolve infections. Nevertheless, immunosuppressed cats may live a year or longer if treated.
      What tests are needed?
      When FIV is suspected, a blood test can be done. A negative test usually excludes a diagnosis of FIV, but an early infection (first 2 months) could be missed. A positive test with appropriate signs is quite reliable, but an occasional false-positive test can occur. A Western blot test (a more specific and definitive test) of blood confirms the diagnosis.
      What treatment is needed?
      The response to treatment of FIV-infected cats depends on the degree of immune suppression. No good antiviral drugs exist for the cat. Azidothymidine (AZT), a drug used in people to inhibit virus reproduction, works against the FIV virus but has significant toxicity in the cat. Other promising drugs are in development but they are not yet available. Most of the illness in FIV-infected cats results from secondary bacterial infections that can be controlled with antibiotics. Antibiotics can prolong the cat’s life in spite of a poorly functioning immune system.
      Prevention with vaccination would be helpful but, as in people, an effective vaccine has not yet been developed.
      What is the prognosis?
      A positive test for FIV is not a reason for euthanasia. A study of newly diagnosed FIV-infected cats showed that 7 of 11 cats were still alive 2 years later. We rarely know when cats become infected. A cat with early infection may have 3 or 4 more years of disease-free life. FIV-positive cats should be kept indoors for the safety of other cats and to limit their exposure to disease.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: